Evaluación psicológica

Del mismo modo que en otras disciplinas sanitarias, en psicología, es imprescindible un proceso de evaluación previo al diagnóstico, y por supuesto, previo a la propia terapia.

Las primeras sesiones, tienen como objetivo dicha evaluación, por lo que es común que para el usuario resulte frustrante no obtener respuestas inmediatas a su malestar. Es lógico. Sería absurdo dar pautas antes de conocer bien el problema y definir cómo este afecta a la persona. En otras palabras: todos podemos tener ansiedad, pero no todos lo manifestamos o padecemos de la misma manera, por lo que NO PARA TODOS son aceptables las mismas pautas.

En este sentido, cobra importancia el proceso evaluador. Cuanto más preciso y elaborado sea, más eficaz y mejor dirigido estará el tratamiento.

En mi caso, en las primeras sesiones trato de obtener datos acerca de los recursos de afrontamiento de malestar del paciente, de su perfil de interacción (qué habilidades tiene en sus relaciones sociales), qué síntomas y en qué medida aparecen en el momento actual, así como otras particularidades en función del motivo de consulta.

Como ya podrás suponer, los pasos que se dan en las sesiones de evaluación, no son aleatorios. Las preguntas de la entrevista verbal pretenden recabar esta información, y la utilización de cuestionarios específicos contribuye a objetivar la gravedad y definir las metas de la terapia psicológica.

En mi opinión, aunque las 2-3 primeras sesiones son suficientes para hacer una evaluación contundente; como profesional considero que sabemos cuando empezamos a evaluar pero no cuándo acabamos. Cada persona es una fuente constante de nueva información, y es apasionante ver cómo cada paciente, incluso con la misma información que otros, evoluciona de forma distinta.

ROCIO JOVER MARTINEZ
PSICÓLOGA CV 11179
669 516 962 · psicologa@rociojover.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *