Distimia vs Depresión

A menudo acuden a consulta pacientes que refieren haber atravesado por depresión, y que sin embargo no aportan diagnóstico escrito de ello. Esta confusión puede generar iatrogenia, pues se etiquetan bajo comportamientos que tal vez no tienen de forma objetiva y que acaban convirtiéndose en hechos simplemente por la existencia de esa creencia errónea. 
A mi parecer, es bien cierto, que la palabra depresión se utiliza muy a la ligera. Probablemente por desconocimiento de lo que realmente implica esta patología. Hoy os traigo los diagnósticos de ‘Distimia‘ y ‘Depresión‘ (episodio depresivo mayor). 
El Trastorno Distímico es una depresión leve cuya historia de evolución es de al menos 2 años en los que pueden presentarse periodos de normalidad anímica de hasta 2 meses. El Episodio Depresivo Mayor, por su parte, implica mayor cantidad e intensidad de síntomas, durante al menos 2 semanas, resultando incapacitante de una forma, quizá, más evidente que en el caso anterior. Hablaríamos de trastorno Depresivo Mayor cuando se producen varios episodios depresivos.

Para aquellos que quieran una descripción más estricta y definida, a continuación os dejo los criterios establecidos por el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM IV-TR) para cada uno de dichos diagnósticos. En cualquier caso recuerda que lo más importante es que PROFESIONALES ESPECIALIZADOS (PSICÓLOGO y/o PSIQUIATRA) son los únicos que pueden confirmar el diagnóstico.

Criterios para el Diagnóstico de Episodio Depresivo Mayor

A. Presencia de 5 o más de los siguientes síntomas durante un periodo de 2 semanas, que representa un cambio respecto a la actividad previa; uno de los síntomas debe ser (1) estado de ánimo depresivo o (2) pérdida de interés o de la capacidad para el placer. Nota: No incluir los síntomas que son claramente debidos a enfermedad médica o las ideas delirantes o alucinaciones no congruentes con el estado de ánimo

  • (1) estado de ánimo depresivo la mayor parte del día, casi cada día según lo indica el propio sujeto o la observación realizada por otros. El estado de ánimo en los niños puede ser irritable.
  • (2) disminución acusada del interés o de la capacidad para el placer en todas o casi todas las actividades, la mayor parte del día, casi cada día
  • (3) pérdida importante de peso sin hacer régimen o aumento de peso, o pérdida o aumento del apetito casi cada día. 
  • (4) insomnio o hipersomnia casi cada día
  • (5) agitación o enlentecimiento psicomotores casi cada día (observable por los demás, no meras sensaciones de inquietud o de estar enlentecido)
  • (6) fatiga o pérdida de energía casi cada día
  • (7) sentimientos de inutilidad o de culpa excesivos o inapropiados (que pueden ser delirantes) casi cada día (no los simples autorreproches o culpabilidad por el hecho de estar enfermo)
  • (8) disminución de la capacidad para pensar o concentrarse, o indecisión, casi cada día (ya sea una atribución subjetiva o una observación ajena)
  • (9) pensamientos recurrentes de muerte (no solo temor a la muerte), ideación suicida recurrente sin plan específico o una tentativa de suicidio o un plan específico para suicidarse.

B. Los síntomas no cumplen los criterios para un episodio mixto.

C. Los síntomas provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.

D. Los síntomas no son debidos a los efectos fisiológicos directos de una sustancia o una enfermedad médica.

E. Los síntomas no se explican mejor por la presencia de un duelo, los síntomas persisten durante más de 2 meses o se caracterizan por una acusada incapacidad funcional, preocupaciones mórbidas de inutilidad, ideación suicida, síntomas psicóticos o enlentecimiento psicomotor.

Criterios para el Diagnóstico de Trastorno Distímico

A. Estado de ánimo crónicamente depresivo la mayor parte del día de la mayoría de los días, manifestado por el sujeto u observado por los demás durante al menos 2 años.
Nota: En los niños y adolescentes el estado de ánimo puede ser irritable y la duración debe ser de al menos 1 año.
B. Presencia, mientras está deprimido, de dos o más de los siguientes síntomas:

  • (1) pérdida o aumento de apetito
  • (2) insomnio o hipersomnia
  • (3) falta de energía o fatiga
  • (4) baja autoestima
  • (5) dificultades para concentrarse o para tomar decisiones
  • (6) sentimientos de desesperanza
C. Durante el periodo de 2 años (1 año en niños y adolescentes) de la alteración, el sujeto no ha estado sin síntomas de los Criterios A y B durante más de dos meses seguidos.

D. No ha habido ningún episodio depresivo mayor durante los primeros 2 años de la alteración; por ejemplo, la alteración no se explica mejor por la presencia de un trastorno depresivo mayor crónico o un trastorno depresivo mayor, en remisión parcial.

E. Nunca ha habido un episodio maniaco, un episodio mixto o un episodio hipomaniaco y nunca se han cumplido los criterios para el trastorno ciclotímico.
F. La alteración no aparece exclusivamente en el transcurso de un trastorno psicótico crónico, como lo son la esquizofrenia o el trastorno delirante.
G. Los síntomas no son debidos a los efectos fisiológicos directos de una sustancia o a enfermedad médica.
H. Los síntomas causan un malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.
(…)


Si te surge alguna duda no dudes en dejar tu comentario exponiéndola. 
Y si te ha gustado el post, compartelo o recomiéndalo a traves de g+ 😉 GRACIAS!

Rocío Jover martínez
Psicóloga
Sígueme en:

 TWITTER: @MiLadoDelDivan    ||    FACEBOOK    ||    www.rociojover.com



Recibe en tu e-mail las actualizaciones del blog. 

¡Más rápido, más cómodo y muy fácil!

Introduce aquí tu e-mail:

One Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *